Aprende a almacenar la leña

959 41 03 39
Aprende a almacenar la leña

Todos cuantos trabajamos en las empresas de trabajos forestales estamos acostumbrados a responder todo tipo de preguntas de familiares y conocidos con referencia a la madera y la leña. ¿Qué leña arde mejor? ¿Cuál es la madera más indicada para hacer brasas para la carne? ¿Qué leños son los más cálidos en una chimenea? Y con ellas podríamos rellenar varios blogs como este.

Una de las cuestiones más frecuentes que formulan, sobre todo, quienes tienen una chimenea en casa, es por la forma y el lugar más apropiados para conservar la leña. En lo que se refiere al lugar, es imposible dar una respuesta sin conocer la casa, pues en cada una debe ser posible encontrar algún rincón seco y, a ser posible, resguardado de la lluvia y la humedad.

Porque la madera, la leña en concreto, como bien sabemos quienes dependemos de las  empresas de trabajos forestales para nuestro sustento, está completamente reñida con el agua. Nunca será fácil conseguir que arda un tronco mojado pero aun cuando consigamos que prenda, llenara de humo toda la casa por muy limpia que pueda estar la chimenea. Pero todavía puede ser peor: La madera húmeda terminará por pudrirse y será completamente inservible para la chimenea.

De modo que el lugar perfecto para almacenar la leña tiene que protegerla de la humedad, por lo que una superficie de cemento, de baldosas o de hormigón puede ser suficiente y, si no es posible, un plástico bien grueso colocado en el suelo puede hacer de aislante. También el plástico puede proteger tu leña de la lluvia pero ¡cuidado! En Explotaciones Forestales Lagarcía, cuando no amenaza la lluvia, retiramos los plásticos para que los troncos y leños se oreen. 

haz clic para copiar mailmail copiado